26 de abril de 2013

Harry Potter y el destino inexorable - capitulo primero




CAPITULO Primero
REAVIVAR EL ODIO

Harry James Potter, Gryffindor, 4º año.
Clasificación- Insuficiente.
Observaciones:
  1. Bajo rendimiento; Conocimientos generales y específicos flacos.
  2. Ninguna atención en clase; Hablador, distraído.
  3. 20 accidentes en el ultimo semestre;
  4. Participación en clase de nivel negativo;
  5. Bajo nivel de productividad, 10 trabajos entregados de un total de 55 propuestos. (Rendimiento alcanzado – negativo).
  6. Serios problemas en respetar las normas de funcionamiento de la clase.

-Se le recomienda clases particulares y un aumento del acompañamiento psicológico y pedagógico.

                                                                                                    Severus Snape

T
erminaba de redactar la carta sobre la nota de su peor alumno del momento. Incluso Neville había aprobado ese semestre con una media de “aceptable”. Miró su letra una vez más buscando algún detalle que se le hubiese olvidado. Agitó la pluma sobre el texto.  Le pareció adecuado sugerirle clases extra de pociones, el chico era una mancha. Aunque, la idea de tener que desperdiciar una hora más de su tiempo con la estrella de Hogwarts le producía  una leve irritación, sin embargo le encantaría poder molestarlo durante un poco más de tiempo…. Parecía que no podía decidirse con lo que hacer. Suspiró y pasó desinteresadamente a otra evaluación, colocando la de Harry en el montón de los alumnos “insuficientes”.  Trataría de ello más tarde.

El verano se avecinaba tranquilo y tedioso, como todos los veranos. Levantó un poco la nariz del pergamino y miró por la ventana. Quizás este año se diese el gustazo de unas merecidas vacaciones. Iría a la montaña… meditó un rato sobre ello. Si, le pareció la mejor opción. Su piel blanca nunca toleró el sol y el calor del verano.

Alguien llamó a la puerta y pasó sin esperar una respuesta del anfitrión.

-      Hola Severus…

Lárgate…”

-      Buenas tardes Director Dumbledore.

-      Mmm. ¿Interrumpo quizás?

-      No, en absoluto.- Posó la pluma sobre unos pergaminos.

-      Bien, bien…- el viejo miró alrededor buscando una silla en la que sentarse.- Sabes Severus, quería hablarte de un asunto muy importante.

-      Y se trata de…

-      …Harry.- concluyó el más viejo.

-      ¿Y cual es el asunto?

-      Verás, quiero que se quede el menor tiempo posible en casa de sus tíos.

-      ¿No  dijo que tenía que quedarse por el hechizo de protección?

-      Si, pero por eso, quiero que te ocupes de traerle de vuelta a Hogwarts dentro de un mes. Tengo planes para Harry, y para ti.- confesó Albus.

-      ¿Qué? ¿Que clase de planes?

-      He pensado que tú podrías enseñarle Oclumancia durante el verano.

-      No pienso hacerlo.- Dijo con firmeza.

-      Estás en tu derecho de recusar …

-      Lo sé y lo haré. Había pensado tomarme unas vacaciones y eso es exactamente lo que voy hacer. Además, porque ayudaría yo a Harry Potter?


*


-¿Qué? ¿Es que no estás satisfecha?-  Preguntó Ron furioso.

-Pues no!

-¿Como que no? ¿Tendrás morro? Si sacaste notable en todo!!

-Nooo, en todo no! Mira –dijo enseñándole el pergamino con las notas.- Snape me puso un “supera expectativas”

-Vaya, es un retorcido.- murmuró Harry sentándose delante de ellos en el compartimiento del tren- Por lo menos habéis aprobado, así que no quiero oír mas quejas!

-¿Ya, pero todos aprobamos, no?- Quiso saber Hermione.

-No, yo no aprobé Pociones. Snape me puso “insuficiente” y además añadió una asquerosa nota de observación!

-Si que es un asqueroso bastardo…- Gruñó Ron.- El año que viene les pediré algún juguete a Fred y a George, de esos peligrosos para molestarle!

-Solo conseguirás que te castigue, Ron.- Dijo Hermione doblando cuidadosamente sus notas.- Lo único que tenéis que hacer, ambos, es estudiar!

Ambos le mostraron una mirada de total desagrado.

El tren se alejaba dejando atrás de unas montañas, el castillo. Dos meses en casa de los Dudley podrían dar con Harry en loco.

-Anímate Harry…- murmuró Hermione al cabo de un momento.- Nos escribiremos todos los días!

-Uf, pobres lechuzas.- Dijo Ron intentando hacer un crucigrama del Profeta Diario.

-Si, Ron tiene razón, mejor que sea todas las semanas.

-No te preocupes Harry, te sacaré de casa de los Drusleys. Les volveré a llamar por el cosa esa…

-Teléfono…-  susurró Hermione.

-Gracias. Ojala no tuviera que volver a la casa de mis tíos. Si Sirius no hubiese… ya sabéis, podría pasar el verano con él. – suspiró con cara de total infelicidad.

El silencio se hizo hielo en el diminuto compartimiento que dividían. La noche caía afuera y cada vez más se acercaban a Londres.

La despedida de sus amigos y la llegada a casa de sus tíos le pareció algo irreal. Era la misma idea que tenia de la muerte de su padrino, que no era real.

Convivir con los Drusleys se hacía de veras más insoportable que los otros años, quizás porque ya no sabía vivir lejos de lo que consideraba su hogar, o  quizás porque aun se estaba recuperando de la pérdida del único pariente que tenía.

Qué poco tiempo habían pasado juntos, casi no había tenido tiempo de conocerse. Las memorias de todo lo vivido en el Ministerio de la Magia  eran sus únicas compañeras durante las semanas de soledad en Privet Drive.

Una tarde, que le parecía tan aburrida como todas las otras desde que llegara, sintió que la irritación empezaba a sobreponer toda la tristeza que sentía. Seguía escribiendo como prometido a sus amigos pero Ron y Hermione, no le mandaban cartas. Estaba alejado del mundo, encerrado en su habitación.

Caminó de un lado para otro de la habitación esperando a Hedwig que había salido a entregar unas cartas más.

“Si Sirius estuviese aquí…”

No pienses más en eso, se dijo a si mismo por enésima vez ese día. Era suficiente tener que revivir una y otra vez su perdida en sus pesadillas, que estar constantemente pensando en ello cuando estaba despierto.

Sonó el timbre de la casa y oyó como Duddley se dirigía abrir la puerta. Al momento siguiente oyó a Duddley gritar y decir:

-Mamá, hay un tipo muy raro en la puerta!

Atravesó la habitación y abrió la ventana. Se quedó paralizado al momento, solo su brazo se movió buscando en su mesita de noche su varita que apretó entre los dedos.

-¿Quién es usted?- preguntó rojo de odio su tío.

-Mi nombre es Severus Snape, soy profesor en Hogwarts, escuela de magia y hechicería. Estoy aquí para llevarme a Potter. Seguramente habrán recibido una lechuza de Hogwarts avisando de mi llegada.

-¿Qué lechuza?- preguntó su tío desconcertado.

-Esa…- Snape señaló a una lechuza castaña que  descansaba en el tejado de la casa con la carta atada a la pata.  Con un gesto el ave voló graciosamente hasta su hombro. – Por lo que veo no han recibido el aviso… bueno, eso es irrelevante. Llamen a Potter.

No podía imaginar que hacia allí su grasiento profesor de pociones. Estremeció.

-Aquí no vive ningún Potter! – añadió el gordo. – Lárguese o llamaré a la policía!

Severus cruzó los brazos. Un movimiento obvio de que estaba a punto de perder la paciencia. Apartó al Drusley sin ceremonias y entró.

-¿Paso a buscarle?

-HARRY JAMES POTTER!

Mierda…” El chico abrió heroicamente la puerta de su habitación y bajó las escaleras.

-Estoy aquí. – Dijo saliendo de tras de su tío. – Profesor Snape, ¿que hace aquí?

Una ceja negra se alzó y los pequeños ojos negros brillaron de ironía.

-Felizmente no he venido de visita. Recoja sus cosas, el profesor Dumbledore le requiere en Hogwarts.

Vernon seguía mirándoles con su típica expresión de ira, rojo como un globo a punto de estallar, claramente mirando a su alrededor temiendo que alguien viese a ese hombre tan raro en su puerta.

Pero al mismo tiempo tuvo la impresión de que su tío esbozaba una leve sonrisa sádica, se habría dado cuenta de que Harry no era muy apreciado por su profesor. Era la satisfacción de saber que no seria bien tratado.

Harry no se sintió alegre ni triste con la revelación de Snape. Le parecía totalmente indiferente marcharse o no. Antes creía que la idea de irse era lo que le mantenía con fuerzas para superar la perdida de Sirius. Soñar con la felicidad y la tranquilidad que tenia en Hogwarts le mantenía mentalmente sano.

Ahora que el momento de volver a Hogwarts se acercaba no se sentía feliz, nunca volvería a ser feliz, pensó.

Se dio la vuelta en silencio y siguió hasta su habitación donde empezó a empacar sus cosas necesarias.

-Le ayudaré.- musitó  una voz familiar.

-No hace falta! Puedo solo.

-Como quiera Sr. Potter, le esperaré compartiendo el porche con su fascinante familia.

Harry le vio girar sobre sus talones y salir agitando su capa negra a su paso
















16 comentários :

  1. Hola, Saito. Me gusta mucho lo bien que sabes captar a los personajes, sus conversaciones parecen hechas por la misma autora de las novelas. Besoss.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaaa :)
    ¿Para cuando la continuacion?? No nos puedes dejar con esta intrigaaa ^^

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. jajja lo subiré a menudoo! XD Impacienteee

      Eliminar
  3. Esta linda la historia, tentadora, me encanta... Por suerte tengo mi blog enlazado al tuyo.... Así qué me dare cuenta cuándo subas el siguiente...

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Hola linda, sa subiré seguido ! Muchas graciass! =o creo que no te enlazé o si? voy a ver eso! Besos!

      Eliminar
  4. no me gusta leer por capis >.<...........pero no pude resistir la tentación jajajaja
    Muchas gracias Saito, me encanta, quiero mas!!!
    besos y buen fin de semana<3

    ResponderEliminar
  5. Fina. Hola Saito, estoy de acuerdo con Minu, como si lo escribiera la autora, pero mas interesante(escribes lo que piensa la persona), es interesante, entretenido. Esta muy bueno, espero la continuacion. Que todos pasen un lindo fin de semana, besos, chao

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. =O noo, la autora escribe cientos de veces mejor jajaja, aunque me siento muy halagado por que me digas esas cosas =O me sonrojo v.v

      Eliminar
  6. Bien! Una historia de Harry y Snape, me encanta! Como comente en "pocion multijugos" tengo algo por Snape y ahora voy a tener una super-ración de él.
    Muchas gracias, Saito, ya estoy pegada al ordenador esperando los capis.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. =O me alegra que te guste!! Jajaja besos!!

      Eliminar
  7. A ver, no te creas que me olvido de Sherlock, y ya se que dije que estoy un poco saturada de fics de Harry (ojo, no es que no me gusten, es que últimamente todos los que encuentro son de el y lo mucho cansa), pero realmente promete esta historia, y sobre todo es que no le cambias la personalidad básica al personaje. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. V.V lo siento ilnag. Tampoco tengo lo de sherlock olvidado. Besoss

      Eliminar
  8. ME GUSTA E INTRIGA Y ESO QUE ES SOLO EL INICIO. SIGUE QUE ESTOY DESEANDO DE LEER COMO SIGUE. GRACIAS

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...