13 de outubro de 2013

En la cama de tu mujer






-Te pedí que me ayudases a recoger algunas cosas, no que husmeases en las cosas de Julie…- Protesto Wilson acercándose a House y quitándole de la mano uno de los sostenes de su mujer. Lo metió e nuevo en el cajón.


-¿Recoger tu pijama? Para que… si acabarás por no usarlo…- murmuró con una sonrisa pícara. Jimmy se sonrojó pero no dijo nada, tan solo se limitó a buscar sus bóxeres lavados en el cajón. - ¿Cuándo fue la ultima vez que lo hicisteis?

-¿Qué clase de pregunta es esa?

-mmm – House levantó la ceja y se acercó peligrosamente a Wilson aprisionándole contra el tocador. Los perfumes y los objetos tilintearon con el empujón.- Una pregunta normal… ¿Cuanto tiempo hace que lo te la tiras?

-¡House!

-Venga hombre… hace más de dos meses que no lo hacemos… ¿Has estado todo este tiempo en ayunas?

-Yo…- Wilson se sonrojó aun más. De pronto House se había convertido en la única persona con quien podía compartir eso… Pensar en acostarse con cualquier otra persona le producía nauseas. Lo admitió – Sí.

Los ojos azules del mayor se incendiaron y la mirada clavada en su cuerpo de hizo temblar.

-¿A que horas llega Julie?- Wilson se escapó y siguió recogiendo la ropa sintiendo esa mirada en su cuerpo.

-Ham… sobre las seis… ¿Por qué? Dame esa bolsa… - House se acercó cojeando y aprovechó para volver aprisionarlo, esta vez  contra el ropero de mogno negro. En lugar de darle la bolsa la tiró al suelo.

-Esta tu actitud de virgen me pone.

-¿A que te refieres? ¿No puedes esperar a que lleguemos a tu casa?

House sonrió una vez más con aquel semblante de animal hambriento que va a tomar lo que es suyo y dijo en su oreja:

-No creo que pueda esperar tanto…- Su mano buscó el cinturón de piel castaño que Wilson llevaba puesto y lo abrió.

-Espera…- jadeó, intentando abrocharse de nuevo. Era imposible las manos de pianista se habían apoderado totalmente de su cintura. Las sujetaba como podía pero entonces House unió sus ambos puños y los levantó sobre su cabeza y los mantuvo ahí con una sola mano.

Wilson podía hacer que se alejase pero eso implicaría hacerle daño en su pierna mala. Y después de todo… le gustaban esos juegos.

La lengua del medico le lamió le labio superior, jugueteando con su forma carnosa y saboreando su dulzura, después siguió lamiendo por su maxilar hasta su oreja. Su prisionero de retorció de placer.

-Sabes Jimmy, voy hacer que te corras, te voy a follar en esta cama… y cada noche que pasarás en ella te acordarás de lo bueno que fue… y de lo mucho que me echas de menos…

-Greg… no…- Susurró sin mostrar verdadera voluntad.

House sujetó un lado de la camisa con sus dientes y tiró con la mano libre. Los botones de la camisa del Oncólogo reventaron y volaron por el aire esparciéndose por el suelo de la habitación.  

Sus manos descubrieron el pecho de piel tersa, unos hombros fuertes que no pudo dejar de arañar con fuerza provocándole un gemido sonoro. Asaltó de nuevo la boca de su amante, pero esta vez con besos profundos, húmedos y muy agresivos.

Wilson arqueó la espalda y gruñó algo que Greg ignoró por completo, lo único que le importaba es que Wilson volvía a ser suyo. También le había echado de menos… nunca lo admitiría pero cada puta que entraba en su casa solo tenia un nombre y una cara… Wilson.

Excitado era tan sumiso… Podía negar, fingirse avergonzado… pero su entrepierna era muy sincera. House la tocó y la frotó un par de veces, estaba dura, temblando en pequeños espasmos de anticipación y húmeda. Sonrió y se lamió los labios antes de empezar a morderle el pecho. Lamía un trozo de carne y luego lo mordía hasta oírle gemir después lo besaba con cariño como pidiéndole perdón.   

Trató de igual forma los pezones mientras su mano trabajaba más abajo, tanteando sus testículos, acariciándolos sin prisa, buscando más allá de ellos con sus dedos largos… 

El corazón de Wilson dobló su velocidad cuando el dedo de House encontró lo que buscaba, su apretada entrada y la masajeó.

- ohh House… oh dios…

-Ensaliva mis dedos.- No fue un pedido, ni siquiera tuvo tiempo de pensarlo, los dedos de House se metían en su boca. Wilson los chupó, dejó que House simulase con ellos en su boca lo que pretendía hacer más tarde en su pene.

Los ojos del oncólogo tenían un aspecto vidrio por las lágrimas de  placer y excitación. Su respiración estaba agitada pero House sabía que aún había mucho por venir.

Volvió a buscar su entrada ignorando por completo su propia erección encarcelada en los jeans. Ahora, sus dedos más resbaladizos se atrevieron a penetrar al joven.

Wilson le escuchó decir varias cosas más a su oído que le hicieron gemir. La voz de House le hacia temblar como un gato en celo. Muchas veces cuando hablaba con él al teléfono por la noche, tenía que distraerse  para no empezar acariciarse con esa voz en su oído.

Tenía razón, hacía demasiado tiempo que estaba sin sexo, se volvería loco, se estaba volviendo loco con esos labios besándole la boca  y mordiéndole el mentón.

Desabrochó su bragueta y liberó por fin su pesada erección. Las venas hinchadas que la ladeaban le daban un aspecto doloroso y delicioso a la vez, las gotas de líquido pre orgásmico hacia relucir la glande. 

Sus labios murmurando en su oreja, sus dedos entrando y saliendo de él, tocándole fondo, era demasiado…

-Greg… ah, ahhh me voy a correr!

-No.- House detuvo las caricias por completo y la falta de carga sensorial hizo a James gemir alto una protesta.- ¡Échate en la cama!

-House… en la cama no…- el hombre le empujó y Wilson cayó a cuatro patas.

-Así, perfecto…- Le pujó las caderas para que pudiese quedarse de pié en el suelo. Su pierna no le facilitaba muchas posiciones, pero parecía que esa era la más obscena que jamás habían probado.

Ensalivó su pene y lo acarició por primera vez antes de separar las nalgas firmes de Wilson. Con la mano se guió hasta la entrada y la forzó un poco.

-Ohhhh…- sus ojos se quedaron en blanco por instantes, Jimmy era perfecto. Sus gemidos se iniciaron cuando sus caderas se unieron, luego con el aumento del ritmo James empezó a gemir más y más, ahora sin importarse para nada que su mujer pudiese pillarle así, siendo follado por su mejor amigo en SU cama.

La mano de Greg buscó su erección y la sostuvo con fuerza.

-AAH… Housee!

-Shiii…- se acercó a su oreja y la mordió con suavidad.- Shiii…

Sus caderas chocaban contra las nalgas de Wilson produciendo un leve chasquido, su pene entraba y salía de su interior cada vez con más y más  facilidad. Tiró varias veces de sus caderas para ir más fondo y James gruñó con cada embestida.

House terminó entre largos espasmos con la respiración agitada y los ojos cerrados con fuerza.

-House, por favor… quiero…

-Dime que quieres….- murmuró en su oreja

-Oh…- la saliva le cubría los labios, el sudor resbalaba por su piel.- Quiero… quiero correrme…

House tiró de él y le obligó a levantarse, pegó su pecho a las espaldas del oncólogo y aflojó la mano sobre su pene.

-Quiero ver como te corres…

-Dios sobre la cama no… ohh- la mano implacable de House se movió solo un poco. Su excitación era tanta que no se pudo contener, el semen salió a chorro y manchó la colcha de la cama. Su cuerpo de arqueó entre los brazos de Greg.

Ambos de dejaron caer sobre la cama. House soltó unas cuantas palabras ordinarias y se agarró a la pierna.

La camisa reventada de Wilson estaba medio vestida, sus pantalones y los bóxeres en las rodillas, tenia el pelo revuelto, los labios rojos, estaba sudoroso pero tremendamente sexy pensó el otro medico.

-Greg… - Dijo cuando recuperó el aliento.- ¿Sabes que te quiero…?

-sí, y yo también te quiero Jimmy…- unieron sus bocas en un beso lento y romántico, tan distinto de los anteriores.

-Uf, te dije que no podíamos ensuciar nada…

-Tú lo ensuciaste…- dijo con una sonrisa pícara, mientras le veía buscar otra camisa en el ropero.- Nada de lo mío voló sobre la cama…  

-Ya… Venga ayúdame porque no quiero que…

-¿JAMES ERES TÚ? YA ESTOY EN CASA…






10 comentários :

  1. (>///<) Soy yo o aquí hace calor!!! Me fascino esta historia!! Pobre de Jimmy que en sucio la cama!! Jajajajajaja.... Gracias por compartir la historia Saito!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Hola ED! Muchas gracias por tu comentario!! Besos

      Eliminar
  2. OMG (^///^) Este house es el mejor jajajaja
    Sin duda alguna aquí hace calor :D ...muchas gracias saito por esta historia nueva :) ♥

    ResponderEliminar
  3. quien es un nene malo XD quien es un nene malo? XD muy bueno sai, me gusto mucho. Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Ha estado muy bien, muy excitante y el final genial, como siempre, jajaja. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentário foi removido pelo autor.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el relato y lo has dejado justo en el momento de mas tensión y provocando querer saber mas. Jajajaja. Ha estado buenisimo, me encanto. Gracias por el relato y besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...