31 de março de 2013

El millonario y el esclavo- capitulo 4



Capitulo 4

-¿Qué ha pasado Chou? ¿Cómo es un grupo de matones me invade la casa a medio de la noche, viola a mi… a la persona que amo y se van tan frescos!! Como es que no me dado cuenta? ¿Por quée?

Estaban en la sala de espera de la clínica a la que llevara a Sanozuke de urgencia. Todo estaba agitado en aquel momento, los pasillos y los enfermeros corrían de un lado para otro.

Se limpió la cara con la punta de la camisa ensangrentada.
-Señor, tranquilícese. Todo se pondrá bien.

- Esos de seguridad... Estarían tomando cerveza y mirando el fútbol en la tele! ¿Pero a que clase de gente estoy pagando??- cerró los puños con fuerza.- Me cargaré a quien le haya echo esto!

-Señor, parece usted muy determinado en su búsqueda de venganza pero, el chico necesita mas su apoyo ahora que de su venganza…

-Tienes razón… gracias Chou.

- ¿Es familiar del paciente?- Uno de los doctores se le acercó.

-No, bueno si, es huérfano. Yo soy su… soy un amigo.

-Ya… Dígame, es consciente de la gravedad en la que se encuentra el chico, ¿verdad? Mire, por mucho que le cueste, no le mentiré, su situación es critica. Puede que… no salga de esta.

-Doctor, haga todo lo que sea necesario, no mire a medios, por favor, si hay alguna posibilidad, por remota que sea de que se ponga bien, hágalo.

-Tranquilícese, usted esta muy nervioso. ¿Por qué no va a donar sangre? ¿Ve aquella enfermera? Vaya con ella y dígale que quiere donar sangre. En cuanto tenga noticias más concluyentes le avisaré. De momento esta en la UCI. Ha perdido mucha sangre y le hemos operado de urgencia.

- Si doctor, haré eso. Por favor, no deje le deje morir.

-Vamos Chou!

-¿Donde señor?

-A donar sangre! ¿No has oído? Sano ha perdido mucha sangre, así que vamos a donar!- Se adelantó.
 
-Ah, claro señor!- “Argh, donar sangre! Y en cima para ese chucho! Pero si yo le quiero muerto, para qué demonios voy a donar sangre!” Sonrió a Saito mientras la enfermera les indicaba unas macas donde echarse. “No se porque falló el plan…. Bueno rezaré para que no aguante y se muera!”

Pese a los muchos intentos de Chou, Saito no quiso dejar el hospital durante los días en que los médicos trataban de estabilizar la situación del chico.

Le habían dicho que su estado era muy crítico, que había perdido mucha sangre y le habían operado de urgencia. No perdería la fe, pero poniendo la posibilidad de que recuperase físicamente los médicos creían que no volvería a ser el mismo, estaría psicológicamente muy afectado.

No dejaba de darle vueltas al cabeza, sentado en el mismo sillón desde las últimas 48 horas. ¿Quién entraría en una de las casas mejor guardadas de Tokio para violar a un chico? ¿Alguien que quisiese mucho y de manera enfermiza poseer a Sano? U alguien que quisiese hacerle daño? Tenia que ser alguien que supiese que el estaba allí, y en aquella habitación… bueno, eso no era un secreto. Cerró el puño “Hijos de puta”.

-Señor Saito, ¿no desea tomar nada? Le he visto ahí sentado desde mi turno de ayer, y mi compañera dice que aun no ha probado bocado. ¿No quiere que le traiga algo? ¿Un café?

-No, gracias.- Se frotó la barbilla sintiéndola áspera.

No tardó ni cinco minutos vio la mujer de pelo recogido y labios carmín volver con una taza de café. Se sentó a su lado tendiéndole la taza.

- Ya verá como su amigo se recupera, no puede perder la esperanza… Venga, tómese el café que se va enfriar. Tiene que ser fuerte por él!... ¿Pero dígame, donde conoció aquel chico tan guapo?

- ¿Guapo?- tomó un sorbito de café, que bajó como veneno quemándole las entrañas hasta el estomago.- pues, le conocí en un día de lluvia… estaba empapado y solo, como un gato sin dueño...

- Mmm.. y usted se lo llevó a casa para secarlo, ¿no?

- Sí. Y me convertí en su dueño.- La mujer se fijó en como crecían las lagrimas en lo distantes ojos ambarinos.

- Venga. Yo se lo que pasó con el chico, no soy estúpida. Esas heridas no son de un accidente, además fui yo quien terminó de sacarle las agujas que tenia metidas en los dedos. Mire estas cosas pasan muy a menudo, al final casi todos terminan saliendo adelante, pero necesitará toda su ayuda y todo su amor. Confíe en la policía, ellos se están encargando de todo y muy pronto detendrán a los culpables.

- Más les vale que lo hagan!- las lagrimas de tristeza que no fueron derramadas se convertían en lagrimas de rabia.

“ Si le ocurre algo a Sanozuke, me cargaré a esos tíos! Aunque seas lo ultimo que haga en mi vida!”

-Señor Saito, ¿me está escuchando?

-Ahora si, dígame.

-Este es el oficial que esta llevando el caso, y quiere hablar con usted.

- Ah si, si claro.

- Acompáñeme Señor Hajime.- Dijo el oficial. Vestía de negro, era bajo y delgado pero le pareció que podía confiar en él.

Fue conducido a una sala vacía del hospital en el mismo piso en el que se encontraban. Por los posters en las paredes sobre varios decretos, publicidades a algunos nuevos fármacos, concluyó que se trataba de una sala de reuniones.

- Señor Saito soy el inspector que lleva este caso, y me gustaría hacerle unas preguntas de rutina.

- Bien…

- Sus datos personales antes que nada.

- Hajime Saito, nacido el 1 de Enero de 1968. Soltero, natural y residente en Tokio.

- Vale. Y dígame señor Saito, ¿dónde estaba usted la noche del suceso?

- En mi cama.

- ¿Alguien puede confirmarlo?
 
- El perro.

- ¿Perdón?- el policía frunció el ceño.- ¿Se está burlando?

- No, tan solo que duermo solo, así que solo mi perro se queda en la habitación.

- El perro no es un testigo.

- Ah, pues no. Nadie puede confirmarlo. – Se frotó los ojos hinchados y suspiró.

- ¿Cual es su relación con la victima entonces?

- Somos… somos amantes.

- ¿Amantes?

- Si.

- ¿Es usted homosexual?

- ¿Eso importa?- le espetó.

- Si, eso es importante!

- Mire, ¿si somos amantes es que ambos estamos de acuerdo no le parece?

- A mi lo que me parece señor Saito, es que usted es un poco prepotente. Y eso no le hace menos sospechoso. Es usted un hombre rico con gustos exquisitos y el chico fue violado y torturado por un hombre…

- ¿Qué demonios insinúa??

- Que el chico no era su amante! Usted le compró en una subasta! Así que como objeto suyo, podía hacerle lo que le apeteciese!- los ojos de Saito se abrieron de par en par. Este policía no creía de verdad que había sido el quien le había hecho daño a Sano.- creo que yo debería añadir su nombre a mi lista de sospechosos.

- Si, debería hacerlo. De hecho si le ocurre algo puede usted encerrarme…

- ¿Si?

- Si, es verdad que le compré en una subasta. Le he comprado en un club. No más pague por su libertad. Sanozuke es libre de irse de mi casa cuando quiera, nunca le obligué a nada, ni tampoco le forcé a nada... Hace días nos convertimos en amantes, íbamos a viajar, él estaba muy feliz.

- ¿Ya veo, y porqué no denunció el local? ¿Sabe que subastar mascotas sexuales es un delito?- apuntó algo más en su cuaderno.

- Es que en el local no se subastan mascotas sexuales, creo. Solo fui aquel día…

- ¿Entonces como explica la compra del chico, y la venda de tantos otros?

- ¿Yo? Si yo no se nada de eso ni tampoco he vuelto al local. Es cierto que le compré, pero yo ya le conocía…

- ¿Si? ¿De donde le conocía?- le miró fijo.

- De una tarde de lluvia. Estaba enfermo mientras caminaba se desmayó delante de mí así que le llevé al hospital. La verdad es que no se como fue después a parar a ese local, pero esa noche le volví a encontrar. Creo que fue el destino… Alguien estaba pujando mucho por el, así que pague más. Es que desde que le vi me enamoré, así que pague por el y volvería a pagar el doble por no tener que pensar en él siendo de otro.- se recostó en la silla.- eso es todo.

- Mmm, que interesante… ¿Y conoce a alguien que quisiese matarle?

- ¿A él?- Le miró con cara abobada.- ¿Usted cree que alguien entraría a una mansión a matar a un chico huérfano? ¿Por qué? ¿Para que perderían el tiempo? ¿Seria mas normal que le raptasen para pedirme un rescate, no le parece?

- ¿Ha pensado que a lo mejor le quieren herir a usted, pero no directamente?

- ¿Cómo dice?
 
- Digo que alguien de su propia casa tubo que dejar entrar a algún matón. Cree que alguien pueda tener alguna pelea con Sanozuke, ¿dentro de su casa?
 
- No, que yo sepa. Sano es muy alegre y se lleva bien con todo el mundo, pasa mucho tiempo con los caballos, los perros y los gatos. Le gusta el aire libre y en mi casa hay muchos animales de estos. No me acuerdo de verle hablar con nadie casi nunca, pero creo que jugaba a los dados con el jardinero por las tardes bajo el roble que hay en las traseras.

- Ya he hablado con su jardinero. Y si, es verdad, pero me dijo que no eran apuestas a dinero que solo era un pequeño juego para distraerse. De momento Señor Saito, yo solo tengo sospechas, y sospechosos… habrá que esperar a que se recupere para que podamos interrogarle. Gracias por su colaboración.

- ¿Eso es todo?

- ¿Por qué? ¿Tiene algo más que contarme?

- Si, la verdad es que paso algo raro el otro día, y quisiera contárselo. No se si es importante u si es una casualidad… pero…

- ¿Si? Dígame.

- Pues hace días- apoyó la frente en su mano.- cuando llegué de tratar de unos negocios, acordamos en ir a montar a caballo. Me fui a cambiar y el fue delante, cuando me vienen a decir que se había caído del caballo. Me extrañe mucho, porque ese caballo suele ser muy tranquilo, lo tengo desde que nació.

- ¿Cree que algo pudo asustarlo? ¿El chico?

- No! El siempre montaba en ese, tubo que pasar algo al caballo. Me refiero a que, si usted dice que alguien intenta matar a Sanozuke, ¿no cree que ese alguien pudo haber dado algo al caballo? ¿No se, un excitante u algo así?

- Mmm… muy perspicaz su raciocinio, lo apuntaré y pensaré en ello.- Se levantó.- Ah, pero dígame un a cosa más… he sabido que fue usted quien encontró al chico, ¿que fue hacer a su habitación a esa hora?

Saito sintió que su paciencia volaba hacía el espacio.

- No cree que es esa una pregunta estúpida, ¿que merece una respuesta estúpida? Si somos amantes…



Aun tuvo que esperar unas horas hasta que la enfermera volviese para darle la noticia. Se había acurrucado en la sala de espera y intentado dormir.

-¿Señor? ¿Está usted bien?

-Si si.. ¿Ha pasado algo?

-Si, su amigo ha salido de la UCI. Ahora esta en una habitación. Ha recuperado la conciencia y pregunta por usted.

-¿Puedo verle?- se le agrandaron los ojos.

-Si, pero recuerde que está débil, intente que no se agite y no le agobie con cosas que le pongan nervioso.

-Claro, eso lo se.

Por fin, tras tantos momentos de interminable agobio, angustia y temor Sano había salido adelante. No supo decir con claridad que había sentido cuando la enfermera le dijo que ya estaba bien. ¿Seria alegría? Si, seguramente era alegría ese sentimiento que le explotaba en el pecho como una bomba de gas de la risa. Era alegría. Volvería abrazarle, a besarle, volvería a poder verle dormir serenamente sobre su hombro.

Entró despacio. Sanozuke miraba fijo el techo.

-Hola cariño… ¿cómo te encuentras?- Se acercó para besarle la frente y sentarse a su lado con cuidado.

-Estoy bien.- dijo secamente. No le miró la cara, siguió fijo en el techo.
-Me alegro de que hayas despertado.- le cogió de la mano herida con suavidad para no lastimarle más y no sacarle del sitio el suero. – Tiene que recuperarte pronto para irnos de viaje, ¿no tienes ganas?

-Solo tengo ganas de morirme Saito!- no trató de impedir que las lagrimas escurriesen por su cara pálida y enfermiza.- Ya nadie me podrá volver a querer…

-Qué bobadas dices! Yo te quiero, tu lo sabes!

-Tu tienes lastima de mi, de lo que me han hecho! Solo soy un objeto, al que han usado sin tu consentimiento! A lo mejor lo habrías disfrutado tanto como ese cerdo que solo miraba!- Saito respiró recuperando la serenidad y reprimiendo las ganas de darle un puñetazo. Intentó comprender la revuelta del chico, era normal que se desahogase en él, debería haberse dado cuenta de que algo iba mal.

-No me juzgues así.

-Intenté escapar…- su pecho se aceleró. Saito creyó que en ese momento la mano de Sano estrangularía la suya, la apretaba con muchísima fuerza. Parecía que estaba reviviendo el sucedido.- Intenté gritar, llamarte… pero me taparon la boca y tu no me oíste, no me oíste y ellos… Saito…- Un gemido se escapó de sus labios temblorosos antes de reventar en lágrimas. – Me han violado, me han violado, me han violado…- Dijo en un tono cada vez mas bajo y tan rápido como terminó se pegó un puñetazo en la frente.

-SANO!- Le sujetó la otra mano.- NO! Ya pasó, ya pasó…-le abrazó pero no fue retribuido, era como abrazar a un cuerpo muerto.

-No quiero volver a esa habitación.. ¿Por qué no sale de mi cabeza? Quiero que se vayan las voces… quieren matarme…

-¿Quien quiere matarte?- el chico lloriqueó.- Sano contéstame.

-El hombre, el hombre de negro…
 
-Sanozuke, mírame… Mírame! ¿Qué hombre de negro?- El chico se balanceó un poco sin contestar.- Corazón, ¿dime, que hombre es ese? ¿Cuando le has visto?

-En la noche, la noche… bajo el árbol de mi barandilla- murmuró sin fuerzas.

-¿Y te acuerdas de cómo era él?

-No se, no se- se dejo caer hacía tras.- No se porque quiere matarme, no se… no hice nada malo…

-Estas cansado, duerme un poco.

-¿Vas a irte? ¿Vas a abandonarme de nuevo? Como en esa noche… todo paso por tu culpa… No me oíste… yo grité.

-No, no voy a irme. Me quedaré aquí. Lo siento amor, lo siento mucho. Perdóname. Estas confuso, pero tengo que ir afuera hablar con el doctor, ¿volveré en un momento, vale?- le besó las manos.

No tuvo ninguna respuesta. Volvió a besarle las manos y salió. El nudo fuerte que apretaba en su cuello y no le dejaba respirar, hablar ni tragar pareció pronto a deshacerse.

-¿No cree que debería irse ya a casa?

-Si, si tiene razón.- contestó a la enfermera.- iré a casa a cambiarme y volveré en un rato. Por favor, vigile a Sano. -descuide. ¿Desconfía de algo?

-Creo que intentan matarle…



Tras ducharse y ponerse una ropa limpia volvió a la habitación. Pasó por la cinta amarilla que precintaba la entrada.

Todo seguía igual a lo que había visto aquella noche, las manchas de sangre en la alfombra no mentían, ni le dejaban pensar que podría despertar de la pesadilla. Fuera horrible… como le encontrara con todo el cuerpo clavado de alfileres, agujas, grapas y clavos en los brazos, los dedos, los pezones, el sexo y las piernas, tenia cortes y moratones por todos lados. La expresión de horror de su cara se quedaría grabada en su mente hasta su último suspiro. Por fin le dejaron desangrándose en el suelto con un puñal en las costillas.

El dolor y la sensación de asfixia le obligaron a salir.

-Señor, ¿esta usted bien?- Chou le vio sentado en el corredor.

-Si, estoy bien. Chou, ¿a ti no te parece extraño que alguien se haya colado por el sistema de seguridad?

-No se señor. Usted sabe como son esos de seguridad, a lo mejor estaban poniendo fútbol…

-Ya… hazme un favor. Vigílales. No me fío de ellos.- se levantó.- Cuando Sanozuke vuelva, quiero que la casa sea mas segura que un banco de NY.

-Descuide. Me ocuparé de todo. Y él, ¿como está?

-Está bien. Ya se despertó, creo que ahora irá mejorando con el tiempo.

-¿Usted va a volver al hospital? ¿No cree que debería descansar?

-No, no puedo. Tengo que volver, quiero estar cerca de Sanozuke.- Dijo con tranquilidad y sin apartar la vista del mayordomo.

-Se nota que le quiere mucho.- Sonrió- déle las mejoras de mi parte.

-Si, le quiero demasiado… Bueno, me marcho. Muchas gracias Chou, eres un buen amigo.

Él mayordomo pasó a la habitación que tenia más cerca. Enfadado consigo mismo se dejo caer sobre el suelo. Maldijo a sano entre dientes.

-Perro! Asquerosa rata! ¿Por qué no te mueres? ¿Que habrán hecho mal aquellos bastardos?- cerró el puño y golpeó el suelo sin medir fuerza ni resistencia de su mano.- ¿Amigo? Yo no quiero su amistad maldita sea! Quiero su polla en mi culo! Quiero sus besos, sus labios, quiero volver a oírle murmurar mi nombre cuando se corra! Deberías quererme a mi Saito…- Se arrimó a la puerta con la mano ensangrentada sobre los la boca.- Te juro, que serás mío!- esbozo una sonrisa expansiva y decidió dedicar sus pensamientos a cuestiones mas practicas. – Cuando ese cerdo vuelva a casa, tendrá toda la protección que se merece… ajajajajaj

Su pelo revuelto y sus ojos desorbitados no harían nadie dudar por un segundo que su sanidad mental estaba drásticamente afectada.


La policía asedió al pedido de Saito para que se le pusiese a sano protección las 24 horas del día. Siguió durante toda la semana acompañándole, durmiendo en la sala de espera, comiendo la terrible comida de hospital. Un psiquiatra le seguía de cerca, visitándole dos veces por día.
 
-El doctor dice que en Italia hay una ciudad donde se va de barco.. Qué lindo!

-Si, es verdad. Se llama Venecia.

-Hala, ¿has estado?

-Unas cuantas veces.- Le contestó con un tierno sonreír.

-¿Y es ahí dónde vamos a ir?

-Pues no se. ¿Es dónde quieres ir tú?

-Mm. si, quisiera andar en uno de esos barcos contigo…

- Seria muy romántico, ¿no te parece? ¿Y dime, solo quieres ir ahí? ¿O a algún otro sito?

-Uh, no podrás llevarme a todos los sitios!

-Ajjaja, ¿por qué no? yo puedo hacer lo que me plazca, y tu eres mi prioridad.

-Saito…

-¿Si?- Sabía que las reacciones de Sano aun no estaban controladas del todo, sus actitudes podrían volverse agresivas a cualquier momento.

-Te quiero…- Le acarició el labio con la punta del dedo.

- ¿De verdad?

-¿Te sorprendiste?

-Bueno…- Sonrió.- No creí que me lo dijeses de esa forma… Yo también te quiero, te quiero mucho. ¿Tengo derecho a un besito?

-Solo si cierras los ojos…- cerró los ojos un momento y sintió unos labios húmedos sobre los suyos secos. Cuando los volvió abrir se fijó que sus mejillas estaban coloradas. –Sabes que la vida nos juega malas pasadas…- murmuró con los ojos llenos de lágrimas.

-Ei, ei, que es eso ahora he? Yo lo único que veo es a un chico precioso, que me ama y eso es lo único que importa!- Le sujetó la barbilla.- Nada robará tu belleza y tu encanto, no podrían yo estaré siempre aquí para protegerte.

- Saito, nunca creí que pudieses decir esas cosas.

-Ajajaja normalmente me guardo estas cursiladas para mi solo.

-Noo, no es cursi, es lo mas bonito que me has dicho nunca…

-Es que, esta es una ocasión especial…

-?Lo es?

-Si, has dicho que me querías!

14 comentários :

  1. Pobre Sano y pobre Saito, también. Qué ganas tengo de que se cargue a Chou, menudo psicópata está hecho. Por lo menos, parece que al final, Sano no ha quedado tan traumatizado como parecía. Gracias por el capítulo. Besosss.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Jajaja y tuu, cómo que se cargue a Chou?! pobree! XD No seas mala!

      Eliminar
  2. Hey, gracias Saito por otro capitulo mas!!! Me gusto, espero que Sano se recupere prontito y que atrapen a Chou!! Besos y gracias de nuevo!!

    Edmarie

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Muchas gracias linda! me alegra mucho que te guste!

      Eliminar
  3. Pobre Sano, espero que consiga recuperarse de semejante atrocidad, parece que va por buen camino y que Saito está dispuesto a ser paciente con él.
    No pensé que Saito pudiera llegar a ser tan dulce, ha sido una grata sorpresa.
    Chou es un monstruo!!! Espero que se lleve su merecido!!!
    Gracias por otro magnífico capi.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Si, es que saito cuando quiere y solo para su nene puede ser muyy blandito *-*
      Muchas gracias por tu comentario!!

      Eliminar
  4. me moria por leer este capitulo, a sido genial, chou se merece que recoja todo lo malo que le ha hecho a sano, espero que saito siga mimando y consintiendo a sano por que se lo merece. besos y gracias por estos capitulos, no dejes pasar muchos dias sin el siguiente capitulo, tengo mono de mas.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Hola! Muchas gracias! Sí, espero poder actualizar pronto! Besitos!

      Eliminar
  5. Fina. Hola Saito deseando pasaras una felices fiestas de Pascua. El capi esta muy tierno, deseando le des su merecido a Chou, que sea tan creativo como lo que le paso a Sano(no tardes mucho) que se me sube la presion al querer apretar el cuello de Chou. Muchas gracias por el capi, en espera de mas capitulos, besos, chao

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. jajaja, ya veo que estais todos deseando que se muera! pero Chou tambien tiene su corazoncitoo y está rotoo! teneis que perdonarlo!
      Besos!

      Eliminar
  6. hola saito..pobre sano...me encanta que saito se preocupe tanto por el, espero que descubra a chou y se lo haga pagar!!! maldito que no se contenta con todo lo que le hicieron a sano! bueno esperare otro capi ansiosa felices pascuas!!!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Jajaja Hola Monica! Sí creo que muy pronto Saito se dará cuenta de que le estan manipulando!
      Muchas gracias!!!

      Eliminar
  7. Buen capítulo, mi pobre Sano parece que se recupera bien. Dale un buen castigo a Chií. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...