21 de junho de 2013

Amor efecto secundario capitulo 4

capitulo 4

¿Noche de putas?

Dejó la moto justo delante de la entrada. Observó con atención a ambos lados de la tranquila calle y no había rastro del coche de Wilson.

Quizás se hubiese arrepentido… Resolvió entrar.

Allí estaba él, sentado en el sofá viendo la televisión.

Cuando sintió la llave meterse en la puerta su estomago se contrajo su corazón casi tuvo una parada.

-¿Dónde esta tu coche?

-En el taller, oye, necesitamos hablar…- Apagó la televisión. El hombre más viejo cerró la puerta y cojeó hasta el armario dónde metió su chaqueta.

-No lo creo, lo que tenemos es que follar…- Wilson se sonrojó.

-No seas tan rudo, yo…- House se acercó al sofá y le besó sin más, un beso rápido seguido de muchos otros llenos de promesas de una larga noche…- … no traje condones…

-No importa, tengo guantes de látex.- House le acarició el cuello e inició un beso mucho mas profundo que los anteriores, un beso más serio.

-Quiero hacer lo de antes pero no con las manos.- Murmuró con la boca pegada a la de Greg-¡Te deseo!

-Sí, el sexo fortalece las relaciones, te lo dije. En la cama.- Le empujó hacía la habitación. Años antes hubiese follado a Wilson en el sofá, contra la pared o sobre su piano escuchando la suave melodía de sus jadeos y los graves de sus gemidos. Pero ahora, su pierna le limitaba los movimientos y las posturas.

Wilson se aburriría pronto de la rutina y se marcharía… como Stacy. Así era la vida. Siempre era por el sexo…

-Hay algo que siempre quise…

-¿Ser gay sin parecerlo? Lo siento, lo pareces…- Wilson frunció el ceño.

-¡Yo no soy gay!

-Hm mm... pero te gusta el examen a la prostata.

-Me gustó que tú me lo hicieses.

-Claro, no seria lo mismo si lo hace Foreman…

-No, no seria igual…- James le empujó despacio hacía la cama y le arrancó el bastón de la mano.

El hombre sonrió, le gustaba esta actitud de control. Se dejó controlar, se dejó acostar sintiendo la suave presión de James sentado sobre sus caderas. Sabía que no se apoyaba totalmente como si temiese causarle más dolor.

-Bésame House…- Pidió entre jadeos que las locas caricias de sus manos se imponían por encima de la ropa. ¡Sobraba! Tanto tiempo queriendo y al final había sido tan fácil.

Buscó los botones de la camisa azul de Greg a ciegas y empezó a desabrocharla. Sus labios no sabían mas que besarle, recorrer todo su cuello por afeitar con pequeños mordiscos, presionando un poco más en el lóbulo de la oreja. Su perfume le invadía los pulmones y le intoxicaba como un veneno placentero.

El pecho expuesto de House pedía toda su atención, piel suave, con pocos pelos oscuros que trazaban una línea hasta dentro de sus pantalones.  Se lamió los labios. Sus ojos brillaron al fijarse en lo apretados que estaban los pantalones.

Bajó un poco las caderas y rozó el culo en la erección. House apretó las sábanas, la fricción le enloquecía.

Wilson siguió explorando, ahora más abajo, metiendo la mano y desabrochando la bragueta de su mejor amigo que a su vez intentaba arrancarle la camisa sin dejarle respirar un momento.

De pronto una mano detuvo la de James.

-No… no quiero quitarme los pantalones… baja solo la bragueta.- Wilson comprendió enseguida. House tenía vergüenza de su aspecto.

-House, ya la he visto. Es parte de ti…- Dijo y tiró del pantalón.- No me importa… te quiero.-La pierna quedó expuesta y Wilson la acarició con suavidad antes de rozar con sus labios el horrible hueco en el medio del muslo. -Te quiero…- volvió a murmurar centrándose en la mirada casi emocionada de House.

Era precioso, todo era precioso en él, hasta el muslo desfigurado. Sus ojos azules, sus labios finos y húmedos…

-¡Quítate también los pantalones!- ordenó.

Wilson se descubrió desnudo sobre Greg en una posición invertida, acariciando sus muslos y su entrepierna al tiempo que recibía la misma atención.

Gimió, la boca de House subía y bajaba por su pene, era imposible centrarse. ¡Dios!

Abrió la boca y metió en ella la erección de su compañero. Chupó el capullo y luego tomó más atención. House era… muy bien dotado, era grueso y las venas que le ladeaban le daban un aspecto muy viril.

No le cabria todo eso, pensó. Ni siquiera podía metérselo entero en la boca sin atragantarse, tenía que ir acariciando la base con la mano.

Casi pegó un bote cuando un dedo le sorprendió metiéndose por la raja de su culo y adentrarse en su agujero. Escuchó una risa ahogada a su espalda.

-No esperes a que te folle a cuatro patas sobre la cama, ni siquiera puedo ponerme de rodillas. – Wilson solo gruñó sin descuidar su labor.

Su lengua jugueteó con la piel del prepucio, sus dientes recorrían la carne como si fuesen una peligrosa cuchilla haciendo House gemir. Los movimientos se las caderas del hombre de decían que estaba listo. Se dio la vuelta y lo miró a los ojos. 

-Era una idea deliciosa, pero hay mas formas de hacerlo…- Abrió las piernas y disfrutó con la sensación placentera del roce de sus erecciones.- Abrázame…- pidió Wilson posicionándose para iniciar la penetración.

-Espera… Coge el lubricante y los condones del cajón…- House señaló la mesita de noche.

-No, no quiero lubricante, ni siquiera quiero condón, no quiero esperar, ¡te quiero ya!- House miró a su amante. Wilson estaba fuera de si, exigía placer. “De ángel a demonio…” Un lado desconocido para House.- Lo quiero así…

Le abrazó, escondió el rostro en su cuello y tras sujetar la glande y colocarla en la entrada se dejó resbalar y penetrarse con ella. Entró un poco, después volvió a sacarla y por fin con un largo suspiro se volvió a empalar, esta vez hasta el fondo, arañando la espalda de su amigo, su amor, su amante… 

-Greg…

-Joder Jimmy eres mas apretado de lo que suponía… ¿Es que nunca te han metido nada por ahí?- Su voz era ronca.

-Sí, ohhh, un par de dedos en una consulta. Hmmm.

La polla de Greg era maciza y le comprimía el interior de una forma abrumadora. Era una sensación nueva, nunca había hecho eso con nadie, House era su primer hombre.

-¡Muévete… quiero follarte!- Wilson se movió un poco pero en seguida se detuvo.

-No… oh me correré ya…- House le empujó y se posicionó sobre él.

-Córrete todo lo que quieras…- Implacable, con un dolor en la pierna que solo las asquerosas conversaciones con Cuddy podrían igualar, empezó a moverse, abriéndose paso en el apretado cuerpo entre sus brazos.- Mío… solo mío…

Wilson cerró los ojos y se cogió de las sábanas. Se arqueaba dejando más a la vista sus deliciosos pezones rodeados de algunos pelillos oscuros que House no pudo evitar tocar con los labios. Mordió los botones rosa, los chupó y los acarició con la lengua suave y dura.

-House…… mmm, Greg…- Estaba precioso, sonrojado, abandonado al placer que él le daba. En aquel momento su nombre era todo lo que su boca podía murmurar, todo lo que su piel podía sentir.

-Repítelo… Di mi nombre…- murmuró metiéndose una vez más, sin piedad en ese cuerpo caliente y jugoso. Sí… el jugo resbalaba lentamente entre las piernas abiertas de Wilson y mojaba las sabanas de la cama. SU cama…

-Greg… Greg… oh... ¡más!- las palabras salían entre jadeos. El calor nacía en la base de su pene, no sabia explicarlo, nunca había sentido ese placer… era lo mejor que había sentido en la vida.

Subía por su columna esparciéndose por cada nervio mareándole. Alcanzó la boca de House para un beso mojado, tan mojado que al separarse quedaba un hilo de saliva entre sus bocas y su vientre se cubría de semen.

House sudoroso como acabado de correr ocho kilómetros, respiración rápida, aumenta el ritmo de la penetración y gime mirando a Jimmy a los ojos.

Al final se rinde e inunda el cuerpo del joven con su semen.

“Dios Santo… esto era lo que sentía Stacy…” pensó por momentos, recordando también cuando la mujer le secreteaba que House era estupendo en la cama. La verdad es que no se lo imaginaba TAN bueno.

-House yo te…- dijo acariciándole el pelo mientras su respiración y su pulso volvían a la normalidad.  

-Cállate. No quiero oírlo.- Rodó a su lado de la cama.- Esto no es una relación Wilson, no somos novios, no somos amantes, solo somos amigos. Los mejores amigos.

Las palabras duras de Greg se clavaron en su pecho como un puñal, haciéndole sentir como una colegiala usada y descartada, una puta de una noche. Todo pasó por su pecho y su cerebro en ese momento, el amor por House, la frustración, la tristeza de ser engañado…

-¿Y esto?

-¿Eres amante de todos con los que follas?

-¡No follo con todos!

-Bueno, todas…- giró los ojos azules.- Ah no, espera… Vas a decirme que yo fui tu primer hombre... Que tuviste tres matrimonios jodidos pero que esto va a ser distinto. Vas a prometerme el cielo, la luna y todos los tratamientos gratis para el cáncer pero a mi no me interesa nada de eso. 

-¡Los matrimonios se han jodido por tu culpa!

-Ya… ¡era conmigo que les metías los cuernos a tus mujeres!- Wilson recogió su ropa del suelo.

-¡Lo era!- Se levantó furioso.

-Bueno... alcánzame la chaqueta, necesito Vicodin.- Wilson le lanzó una mirada de desprecio y una risita irónica marchándose a la sala.

House dejó de esperar el frasco de las pastillas cuando escuchó la puerta cerrarse de un golpe. Miró al techo, la vida era una mierda. James se merecía a alguien que pudiese darle cariño, él no era la persona indicada.

-Joder…- el sexo había sido bueno, condenadamente bueno y… sin condón…














12 comentários :

  1. Hola, Saito. Me ha gustado mucho el capi.
    Me ha sorprendido el Wilson que toma la iniciativa y va a por lo que quiere que has mostrado en este capítulo. Es una pena que House le haya roto el corazón en el camino. Me consuela ver que House se preocupa sinceramente por él, me da cierta esperanza de que las cosas mejoren :)
    Su primer encuentro ha sido incendiario y tierno a la vez, me ha encantado como lo has descrito.
    Gracias por el capítulo.
    ¡Feliz finde!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Hola Ana! Pobre wilson esta muy enamorado de House. *-* gracias por acompañarlo! Besos

      Eliminar
  2. Wow, que capitulo!! House fue muy cruel com Wilson, espero que puedan arreglar las cosas. Gracias por el capi, Saito! Que tengas un hermoso fin de semana! Besos

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Si es verdad, House siempre es muy cruel. Es su forma de hacer las cosas, escapa a nuestro entendimiento XD Creo que es por el sindrme de asperger XD
      Gracias por leerlo!! Besos

      Eliminar
  3. Magnifico, me gusta mucho como captas la esencia de los personajes, incluso cambiando la historia, mantienes su caracter original.
    Besoss

    ResponderEliminar
  4. Este House, para evitar que lo dejen los maltrata, el pobre Wilson. Espero que tengas previsto algún malvado plan para que Wilson se lo haga pagar a House y tenerlo en sus manos, va a ser muy divertido. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. jaja no en realidad no tengo ningun plan... XD

      Eliminar
  5. Este comentário foi removido pelo autor.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Hala muchas gracias, pero creo que te pasaaasss kilometros con lo de insuperarble y magnifica. No es tan buena y espero realmente algun dia ser mejor en mis aficiones *-*
      JAjaja House tiene que ser algo cerdo sino no seria él. Despues que le dejase stacy nunca màs fue el mismo T-T
      Muchas gracias por tus palabras!!!
      Besotess

      Eliminar
  6. Lo leí el otro día, pero me llamaron o no sé qué pasó que no dejé comentario. Pero qué cerdo es House, mira que decirle eso al pobre Wilson, se merecería quedarse solo con su vicodin de las narices. Pero la escena ha sido muy erótica y me ha gustado mucho. Besosss.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Jajaja no ves que el pobre ya habia gastado mucha energia, no se podia levantar!!! XD
      Gracias Minu por seguir este relato! Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...