24 de dezembro de 2013

Regalo de navidad

Merry Christmas * sherlock martin freeman Benedict Cumberbatch a scandal in belgravia sg

Regalo de navidad… 



El sol desaparecía tras los edificios de en frente al estudio donde se encontraba. Llegaba el final de un día más de rodaje. Durante semanas habían rodado escenas de Sherlock en Cardiff pero ahora llegaba el momento de volver a Londres.
Sacó un cigarrillo de su chaqueta negra y se sentó sobre una revista con su cara en la tapa en la escalera de la entrada. 
-Hola…- Murmuró una voz detrás suyo. Aún sabiendo a quien pertenecía, Benedict, levantó la mirada hacia su compañero que bajaba con una bolsa de deporte y una botella de agua en la mano. 
-Hola. –Contestó.- Ya te marchas? 
-Er… si. Faltan dos días para navidad y quiero irme a casa. ¿Y tú? ¿Qué vas hacer estas navidades?- Dijo con delicadeza metiéndole la botella en la mano. 
-Nada. 
-¿Nada? 
-No. Me quedaré aquí. 
-¿En Cardiff? – Benedict se fijó en como el pelo rubio de Martin caía sobre su frente, era una verdadera tentación. 
-Si…- murmuró expirando el humo e su cigarrillo hacía arriba. 
-¿No vas a ver a tus padres? Estás… preocupado con algo? Te conozco Benedict, que te pasa? Creía que tenias ganas de ir a casa… 
-No es eso. Es que me apetece quedarme. 
El rubio frunció el ceño. ¿Por qué le parecía que Benedict intentaba esconder algo? Y mientras le miraba como doblaba la parte de abajo de su pantalón negro con la cara medio escondida por los mechones de su cabello rizado, la certeza se hacía más y más fuerte. 
-¿Es que no tienes planes? 
-No.- Se levantó con una sonrisa en los labios. Se deshizo del cigarrillo.- No tengo planes… Mejor me voy adentro si no me helaré. Feliz navidad Martin.- Le sonrió y volvió adentro sin volver a mirarle. 
Martin no hizo nada por impedirle. Pero no podía marcharse así pretendiendo que todo estaba bien. Dejó la bolsa en el suelo mojado por la nieve y volvió a entrar. 
-Hola … ¿te fijaste donde ha ido Benedict? 
-¿No te ibas?- Dijo el otro hombre que caminaba en dirección a la salida. 
-Aun no… 
-Se habrá ido a su trailer, tiene una última escena aun…- No se detuvo. 
-GRACIAS; FELIZ NAVIDAD!- Gritó Martin siguiendo por el pasillo lleno de ropa, cables, y algunos trozos de escenario. 
Alguien llamó su nombre pero ignoró y siguió su camino determinado a no terminar la conversación. 
-Benedict!- entró en el trailer sin llamar. Las personas que estaban dentro se quedaron inmóviles durante un segundo. 
- Creía que te habías ido. 
-Tenemos que hablar.- En ese instante, las dos maquilladoras y el peluquero salieron. Por la actitud de Martin, que siempre era muy pacífico, entendieron que se pasaba algo. 
-¿Hablar? – Se levantó de la silla.- Terminamos de hablar hace un rato… 
-No seas estupido, sabes muy bien a que me refiero! 
-No, la verdad es que no tengo ni idea.- murmuró Ben.
-Podrías mirarme a los ojos? Estas feliz? 
-Márchate.- Pidió el moreno.
-Dime que estás feliz! ¿Podrías mirarme? 
-Martin, esto no es fácil para mí, y tú lo sabes!- Durante todo el tiempo que pasaban juntos su cerebro le decía que podría aguantar la tentación, pero su corazón se hacia débil. Martin llegara como una ráfaga de viento nuevo a su monótona vida de actor. 
-¿Porque insistes en quedarte? 
-Porque no tengo planes! y tú vas a quedarte ahí? Vas a perder tu vuelo… Tú mujer se enfadará.
-Uf. A veces eres imposible! 
- Ya, creo que la personalidad de Sherlock me contagia un poco. 
-Es eso lo que es difícil para ti? Ese es el problema? estás preocupado por Amanda?- Preguntó Martin sin parecer muy convencido.

-Amanda es una buena mujer, no se merece esto.
-Nosotros tampoco nos merecemos esto.- Estaba cansado de vivir deseando, de vivir negando.- Benedict! Los dos somos creciditos, creo que podemos afrontar lo que pasa! 

-A mi no me pasa nada… 
-BENEDICT…- un chico de sombrero negro apareció a la puerta.- Te llaman! 
-Cinco minutos!- contestó cortante. 
- Vete Martin. – se desnudó la camisa y cogió un cigarrillo, y se marchó. 
Martin dejo escapar un suspiro de decepción cerrando sus ojos azules. 

Qué pronto llegaba la navidad. La pasaría solo, como cualquier otra noche. Cogió una manzana del cesto de la cocina del piso que alquilara hacía tan solo unos meses y se fue a la habitación donde se tendió sobre la cama. Era una buena casa, aunque nunca podría llamarla su casa. Faltaba algo. Se quitó los zapatos y buscó su cartera. Escondida donde nadie podría ver, estaba una foto de un hombre con un oso de peluche castaño en las manos. Se quedó mirándola por un momento. 
-Como se nota que no tienes nada que hacer Benedict …- se dijo a si mismo. Aquella foto la había sacado del estudio y la guardaba como recordación de Martin. La volvió a esconder en su cartera. Dio una mordida en la manzana y se dispuso a rever algunas de las escenas que tenía grabadas en video. 
Eso solo fue un momento porque alguien llamaba al timbre. Por un instante Benedict, no pudo creer lo que sus ojos veían: 
-¿Martin?! 
-Hola… ¿Puedo? Me estoy congelando…- Estaba cubierto de nieve. Benedict sonrió, le parecía un muñeco de azúcar con ese gorrito rojo que le tapaba el pelo y las orejas. 
-¿Qué haces aquí?- El moreno le miró sorprendido. Estaba tan cerca que casi se ahogo en sus ojos azules. Inclinado sobre él, se sentía demasiado consciente del magnetismo que fluya entre sus cuerpos. No podía moverse, le costaba respirar, pero no podía despegar sus ojos de los suyos. Y Martin parecía tan bloqueado como él. Los labios de Benedict estaban a pocos centímetros de los suyos. Sentía su cálido aliento en la cara. El deseo y la excitación era una llama bailando sobre sus pieles. Por momentos Benedict era Sherlock y Martin era John. 
-No puedes huir de ti mismo Benedict…- y sin más explicaciones le besó. 
Benedict cerró los ojos como siempre hacia y le devolvió el beso con unos labios suaves, aunque también exigentes y firmes. Martin cerró los ojos también y se concentró en devolverle el beso con el mismo ardor. 
En un momento Benedict inclinó la cabeza y le obligo a separar los labios. Lo hizo con tanta delicadeza y sensualidad que la piernas de Martin temblaron. 
El moreno tomó el rubio en sus brazos y este noto que él tenía las manos ardiendo. Benedict le apretó contra su cuerpo haciéndole sentir el suave toque de su camisa de satén negra bajo sus manos, mientras veía las velas derretir. 
Martin se sintió como esas velas, como si se fuese a derretir en cualquier momento. No tenía ni idea de que Benedict era tan apasionado en la vida real. Su intuición sabia que aquel hombre podría hacerle perder los sentidos, a menudo tenía pequeñas pruebas de ello, pero no hacia ni idea de hasta dónde podría llegar su poder. 
- Martin.. Si hacemos esto… 
-Al cuerno lo que pase después… he vuelto Benedict, para estar contigo.- le volvió a besar impidiéndole seguir la conversación. 
Su forma de besar le borro de inmediato cualquier sensación de realidad, arrastrándole a un placer puro e irresistible. Sintió que todo su cuerpo se incendiaba. Notó el corazón de Martin contra su pecho. 
La boca de Benedict le llevaba la promesa de un de un placer inimaginable, mientras su lengua le tentaba en un juego erótico. Martin abrió más la boca y el moreno aceptó de inmediato su invitación. Mientras la lengua le exploraba la boca, sus manos hacían lo mismo en su culo. 
Benedict respiraba con dificultad cuando sus bocas se separaron y empezó a morderle la oreja del rubio. 
-Mm. Benedict… Cierra la puerta. 
-Claro…- le levantó en brazos y empujó la puerta con fuerza. Iban a su habitación. 
Rodeó su cuello y buscó su boca mientras se iba deshaciendo de los guantes de lana y la bufanda. 
-No quiero alejarme de ti nunca!- exclamó Martin ya sobre la suave cama de Benedict. 
Los botones de la camisa de Benedict no ofrecieron resistencia, Martin los desabrochó, aunque a Benedict le habría dado igual que se la arrancase. El rubio no pudo reprimir una sonrisa, el era todo lo que siempre habías deseado, y el bulto en los pantalones del hombre confirmaba que tampoco le decepcionaba. 
El moreno se quitó los jeans en cuestión de segundos, su verga dio un respingo al salir de sus calzoncillos y quedó casi paralela a su estomago. Se inclinó sobre Martin para besarle y la punta de su polla rozó los pantalones del inmovilizado hombre. Miró el rostro de Martin: 
-Martin… quiero tenerte. 
-Follame.- admitió bajándose los pantalones y tirándolos por la habitación. Se acercó y sin piedad le metió la lengua en la boca. 
Benedict se apartó un instante y bajo por su cuerpo hacia sus piernas que abría sin ceremonia y metiendo su cabeza entre ellas apoyó su lengua sobre su ano. Alzó la vista y comprobó que Martin respiraba de forma agitada, experimentando el mayor placer que le había proporcionado hasta el momento. Eso le excitó. 
Su lengua empezó ahora su trayecto hacia arriba, por su estómago y entonces le quitó la camiseta para buscar sus tetillas rozadas que empezó a chupar con desesperación y a morder hasta llevarle al borde del mismo orgasmo. 
Ahora su boca volvía hacia abajo alcanzando los muslos y las pelotas, las que metió por turno en la boca lo que le hizo gemir sin vergüenza. 
Aunque deseaba meterse la polla de Martin en la boca, se reprimió. Sabía que si seguía por ahí no tardaría en correrse. 
La acarició con lentitud durante unos minutos y después se detuvo. 
Benedict se agacho entre las piernas de Martin y le obligó levantarlas un poco más para tener acceso a su ansiado objetivo: el culo rosadito y hambriento. 
Se rozó en el culito de su joven amante mientras se inclinaba para besarle los labios brillantes de saliva y meterle un dedo en la boca, que después usó para mojar un poco más su entrada. Lo introdujo en el estrecho agujero de Martin arrancando de él un sincero gemido de placer. 
Durante unos minutos estuvieron así… besándose frenéticamente mientras Benedict se preparaba la entrada.
-Te gusta?...- preguntó Benedict. 
-Si… ah… me gusta mucho. Hazlo. Hazlo ahora! 
La contestación fue un lametazo en su mejilla. Cerró los ojos cuando el glande rojo y brillante tocó su pequeño orificio. Benedict empujó introduciendo la gruesa polla en el culo apretado. 
Martin emitió un grito mudo y se arqueó hacia tras sujetando con fuerza las sabanas entre sus dedos. 
Su boca entreabierta empezó a gemir sin cambiar de posición mientras el otro hombre se movía a dentro y a fuera de su cuerpo. Estaba completamente abierto y eso le excitaba aun más. Rodeó el otro hombre con sus piernas largas y delgadas. 
Benedict comenzó a respirar agitadamente y comprendió que se correría en dos o tres embestidas más. Aceleró los movimientos y sintió por fin crecer el orgasmo en su cuerpo. Se corrió en la última embestida lamiendo el cuello en tensión de su amante. Acarició la verga del otro y comprendió que se había corrido al mismo tiempo que él. 
Se dejaron caer en los brazos uno del otro.

Esta vez había sido real, no como todas las fantasias que tenía cada noche y había sido maravilloso. 

Sintió los labios de Martin sobre su oreja. 
-Sabes que te quiero? No quiero irme… 
-Tampoco quiero que te vayas… Haz sido mi mejor regalo de navidad… 
El rubio sonrió y murmuró: 
-Te lo dije, no puedes huir de ti mismo… 



Fin






Merry Christmas * sherlock martin freeman Benedict Cumberbatch a scandal in belgravia sg Merry Christmas * sherlock martin freeman Benedict Cumberbatch a scandal in belgravia sg





14 comentários :

  1. Feliz Navidad Saito que te la pases muy bien.
    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. Feliz Noche Buena y Navidad!!!
    Mis mejores deseos para estas fechas :)

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Feliz Navidad!! Muchas gracias por pasarte! Besos

      Eliminar
  3. ¡¡Feliz Navidad, Saito!! Me ha gustado mucho el relato, tu primer Benedict/Martin. Ha sido genial. Besoss.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Hola Minu! Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Besos

      Eliminar
  4. ¡Feliz Navidad! Enhorabuena por tu relato y me gusta el jersey de John. Besos.

    ResponderEliminar
  5. un poco tarde pero ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!
    besosss

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Holaaa!! Muchas gracias por haberte pasado por aqui! Besukis

      Eliminar
  6. Hola, Sai.
    Me ha gustado mucho el relato. Gracias por compartirlo.
    ¡Felices Fiestas!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Felices Fiestas!
    Gracias por el relato, está genial.
    Que lo pases estupentadamente estos dias festivos.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola, estoy super pero super tarde en decir: FELIZ NAVIDAD!! Espero que la hayas pasado muy bien con tus seres queridos y que Santa Claus te haya traído lo que deseabas. Me encanto el relato de navidad gracias por la historia.

    ¡Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Gracias por este relato me gustan mucho las historias de estos dos, un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...